Spanish Wall

Kazajistán. Monseñor Dell'Oro: belleza y caridad son el camino del diálogo

karagandaDesde Karaganda, donde dirige la comunidad con creatividad y cercanía a los más débiles, el prelado habla de los desafíos de la minoría católica que espera al pontífice. Recuerda la visita de Juan Pablo II al país en 2001, el ejemplo de tantos cristianos perseguidos por el régimen soviético, y su decepción por la ausencia del Patriarca Kirill en el Congreso de Líderes Mundiales y Religiones Tradicionales. "La guerra es lo más horrendo, y más aún entre los pueblos cristianos".
 

Antonella Palermo - Ciudad del Vaticano

El martes 13 de septiembre, el Papa Francisco partirá hacia Kazajistán. Aquí, de los 19 millones de habitantes, el 70% son de fe musulmana, mientras que el 26% son cristianos, predominantemente ortodoxos; hay unos 120.000 católicos. En una época, las comunidades católicas estaban formadas por diversos grupos étnicos, especialmente antiguos deportados del régimen soviético, pero tras la independencia, muchos de ellos regresaron a sus respectivos países de origen e incluso hoy, debido a la situación económica, este fenómeno migratorio continúa.

La expectativa de los católicos, se esperan llegadas de las ex  repúblicas soviéticas


La expectativa por la llegada del Pontífice entre los fieles católicos es grande. Se distribuyen en cuatro diócesis, cada una de las cuales lleva el nombre de la catedral que se levanta en el lugar y no el territorio geográfico (Archidiócesis de María Santísima en Astana - Nur-Sultan, la Diócesis de la Santísima Trinidad en Almaty, la Diócesis de Karaganda y la Administración Apostólica de Atyrau) con un total de 70 parroquias, y son asistidas por un centenar de sacerdotes. También se esperan grupos de peregrinos de San Petersburgo, Moscú, Novosibirsk, Omsk e incluso de Kirguistán, católicos que viven en esos países. Hay gran fermento en esta realidad eclesial numéricamente minúscula, como explica monseñor Adelio Dell'Oro desde Karaganda, un territorio diocesano extenso  dos veces y media la superficie de Italia. Es párroco aquí desde hace siete años y medio, después de haber vivido desde el 97 como sacerdote Fidei donum. Nos confiesa el "inmenso" trabajo de recepción de adhesiones a las peregrinaciones que llevarán a los fieles a la capital para el encuentro con Francisco, dada la amplitud del territorio.

El ingreso del obispo Dell'Oro a Karaganda
El ingreso del obispo Dell'Oro a Karaganda

La inmensidad del territorio kazajo plantea grandes retos en materia de evangelización. A la luz de la Constitución Apostólica Praedicate evangelium, que subraya el aspecto misionero de la Iglesia en todos los contextos, ¿cómo experimenta este ulterior estímulo en una tierra en la que lleva mucho tiempo trabajando?

Esta ha sido mi mayor preocupación. Como todo el mundo sabe, hubo setenta años de régimen soviético en los que se prohibió cualquier forma de expresión religiosa y los creyentes de las distintas religiones, no sólo los católicos, se vieron como obligados a vivir la experiencia de la fe de forma clandestina. Y tenemos grandes testimonios de esa época. Por ejemplo, hace seis años, en septiembre, fue beatificado un sacerdote amigo del Papa Wojtyla, entre otros, Władysław Bukowiński, que estuvo 13 años y medio en el lager y luego, cuando fue liberado, en Karaganda, estuvo muy activo allí porque no podían irse. Allí vivían los sobrevivientes de la guerra, entre ellos muchos católicos. También había una mujer, Gertrude Detzel: ella también estuvo 13 años en los campos y cuando fue liberada organizó clandestinamente muchas comunidades católicas aquí mismo, en la ciudad de Karaganda.

En agosto del año pasado abrimos el proceso diocesano para su beatificación. Luego llegó el 91, llegó la independencia y todo el mundo pudo por fin salir de la clandestinidad. También llegaron aquí muchos sacerdotes, invitados, sobre todo de Alemania y Polonia, para organizar las estructuras eclesiásticas, construir iglesias, organizar la vida parroquial. Aquí veo, por un lado, la valentía que tenían los primeros misioneros y, por otro, una limitación, a saber, que sólo se dirigían, digamos, a los católicos de su nacionalidad. Además, sucedió que después de la independencia muchos católicos, especialmente alemanes y polacos, regresaron a su patria de origen. Así que estas comunidades, que después del 91 eran muy vivas y muy numerosas, se han ido reduciendo con el tiempo. A la luz de esta historia, la mayor preocupación que tengo es preguntarme si todos los sacrificios que se pidieron a las generaciones de creyentes que nos precedieron valieron la pena o no. ¿Estamos destinados a desaparecer? ¿O es que el Señor nos pide algo?

El obispo Dell'Oro con algunas personas vulnerables
El obispo Dell'Oro con algunas personas vulnerables

¿Qué respuestas se da?

Lo que me parece vislumbrar es que debemos alegrarnos de que en una tierra que antes era atea, se pudo y se pueda vivir la fe, una fe que hace nuestra vida bella, atractiva, alegre, y cómo nosotros podemos entonces abrirnos -como repitió el Papa Benedicto, del que se hizo eco el Papa Francisco- ser atractivos para todos, incluidos los kazajos, que son el 78% de la población y que son de tradición musulmana. Los dos caminos que he intentado proponer a los sacerdotes, hermanas y laicos de la diócesis en mis siete años y medio de servicio son la belleza y la caridad. Un ejemplo que doy es que en la catedral de Karaganda se encuentra el único órgano grande y hermoso, un regalo de Austria, (otros dos están en las academias de música de Almaty y Astana). Solemos tener conciertos de música sacra para órgano de abril a octubre, unas dos veces al mes. La catedral está repleta, con gente de pie. Esto significa que el corazón de todo hombre, más allá de su nacionalidad, más allá de su afiliación religiosa, tiene una enorme sed de belleza. Una belleza que te lleva al misterio, a Dios. El otro ejemplo es que el fin de semana, todas las parejas jóvenes -musulmanas, ortodoxas, protestantes- acuden a hacerse una foto con el telón de fondo de la catedral, construida en un estilo gótico moderno, muy hermosa e impresionante. A veces ni siquiera saben a dónde vienen. Me reúno con ellos para desearles lo mejor y preguntarles: ¿pero por qué han venido aquí? Y se asombran: ¿dónde se puede encontrar un castillo tan bonito en nuestras ciudades? Y así se convierte en un motivo para iniciar un diálogo con ellos también.

Luego está la caridad. Nosotros, fuera del recinto de nuestras iglesias parroquiales, no podemos hacer nada como Iglesia. Esto también se aplica a las demás religiones de la ciudad. Cuando celebramos reuniones de sacerdotes o monjas, no podemos, como era posible en los años 90, alquilar espacios (sanatorios, casas de reposo...) que todavía se utilizaban en la época soviética. Tenemos que organizarnos dentro de nuestras estructuras, porque la libertad religiosa aún no está totalmente perfeccionada. Pero cuando un hombre viene con una necesidad urgente, estoy seguro de que, a través de ese trozo de pan o esa medicina que conseguimos darles, pasa más, pasa el amor de Cristo por ellos. Este es el milagro. Una vez, las hermanas de la Madre Teresa, que viven con una treintena de personas sin hogar en una ciudad industrial cercana donde hay una gran acería, abrieron la puerta a un hombre que acudió a su puerta en invierno. Pide que lo acojan, pero tiene tuberculosis. No sabían qué hacer. Entonces se acordaron de un pequeño baño que tenían, lo limpiaron, tiraron un colchón y le hicieron tumbarse allí. Este hombre, dirigiéndose a las monjas, dice: "¡Si hay un paraíso, debe ser como este baño!".

¿Puede contarnos un recuerdo personal de lo que más le llamó la atención cuando comenzó su misión en esta tierra? ¿Y qué es lo que más ha podido apreciar de este pueblo, encrucijada de otros pueblos y culturas, a lo largo del tiempo?

Cuando llegué aquí me encontré con una gran destrucción, fruto de la agonía de la Unión Soviética. Te levantabas por la mañana y no sabías si había agua fría o caliente o incluso si había agua. Recuerdo una semana, 40 grados bajo cero en las calles, sin calefacción. La ciudad no estaba iluminada por la noche, electricidad había y no había .... Pero eso no fue lo que más me impactó. Lo que más me impactó fue la destrucción de la responsabilidad de la persona humana. El hombre soviético en sus últimos años ya no era responsable de nada. Esto entre los adultos, pero entre los jóvenes, lo contrario. Y eso es lo realmente hermoso que encontré. Tuve la oportunidad de enseñar lengua y cultura italiana en la Universidad Estatal de Karaganda durante seis años. Recuerdo qué deseo, qué sed tenían los jóvenes de dar sentido a sus vidas. No en los libros, sino con las canciones populares italianas, con la cocina italiana, cocinando espaguetis, pizza, tiramisú, sintieron que había algo que no habían encontrado hasta entonces, y empezaron a venir.

Nos reuníamos, estudiábamos, cantábamos, habíamos alquilado una sala a la que yo iba todos los viernes. Y a partir de aquí llegaba una avalancha de preguntas. En mi opinión, este es el mayor milagro que he visto, es decir, que sus vidas estaban cambiando. No sabían por qué, el caso es que su vida se volvió hermosa. Recuerdo a un joven de Kazajistán que después de diez años dijo: "¡Es Jesús, es Jesús quien ha cambiado mi vida, pido el bautismo!". Y con él muchos otros. Añadiría que el pueblo kazajo es un pueblo de una humanidad muy, muy grande, de una capacidad de acogida muy grande, sobre todo de las personas mayores. Es impresionante. La palabra "kazajo" en jerga significa "vagabundo", "el que se mueve por la estepa", "nómada". Probablemente en esas condiciones de vida de sus antepasados heredaron estos valores humanos que de alguna manera se mantuvieron.

Concierto de órgano en la Catedral
Concierto de órgano en la Catedral

Excelencia, ¿cómo recuerda la visita de Juan Pablo II al país hace 21 años? ¿Y cómo ha cambiado Kazajistán en términos eclesiales, ecuménicos y sociales?

Fue impresionante esa visita, que, por cierto, nadie esperaba en los últimos días. Se había producido el trágico episodio del atentado terrorista del 11 de septiembre.... Todo el mundo apreció, desde el presidente hasta la gente más sencilla, la decisión y el valor que tuvo el Papa al venir, a pesar de esa situación mundial de miedo. Hay que añadir una cosa más: que nadie sabía quién era el Papa de Roma, el líder de los católicos de todo el mundo. En aquellos años, los teléfonos e Internet apenas empezaban a aparecer. Además en Europa ni siquiera sabíamos dónde estaba Kazajistán. Pero la curiosidad y el deseo de comprender movilizaron a mucha gente. Y debe haber habido unas 40.000 personas en la misa. Muchas cosas han cambiado en los últimos años: la globalización permite experimentar en tiempo real lo que ocurre en todo el mundo. Así que parece que toda esta expectativa no existe. En realidad es muy, muy alta, en los niveles del gobierno, de la presidencia de la República. El presidente invitó cálidamente al Papa Francisco, seguro de que su presencia física sería una importante contribución a la concordia y la paz en el mundo.

¿Cómo reaccionó ante la anunciada ausencia del Patriarca Kirill en el Congreso de Líderes Mundiales y Religiones Tradicionales?

Con gran pena y dolor, porque al margen de este Congreso de las Religiones seguramente, de haber estado ambos presentes, el Papa Francisco y el Patriarca Kirill se habrían encontrado inevitablemente. Y después de esa reunión que tuvieron en línea [en Cuba, ed.] podría haber sido realmente una ocasión muy, muy efectiva, incisiva para un juicio sobre lo que está sucediendo, dado desde un punto de vista no político sino realmente religioso. También pienso en los musulmanes, desde este punto de vista: si Dios es uno, todos somos sus hijos e hijas y, por tanto, hermanos entre nosotros. Y así, como el Papa va gritando, la guerra es lo más horrendo e inconcebible que puede haber. Más aún cuando ocurre entre pueblos cristianos.


El 14 de septiembre - para los cristianos la fiesta de la Exaltación de la Cruz - el Papa celebrará la misa con ustedes. ¿Qué valor especial tendrá en el contexto más amplio en el que la guerra en Ucrania está cosechando dolorosas calamidades y suscitando graves preocupaciones a nivel mundial?

Nos recordará todo el sufrimiento que ha habido en estas tierras: pensemos que Karaganda era el centro de un sistema de lager del tamaño de Francia, a unos treinta kilómetros de aquí, en la estepa, hay una fosa común donde están enterrados unos 20.000 prisioneros de guerra de muchas nacionalidades. En Dolinka, el centro direccional de este sistema de lager, hoy hay un museo que recuerda esta terrible historia. Así que seguramente la Fiesta de la Cruz nos recuerda que, como lo fue para Jesús, la salvación sólo puede llegar sino a través de la cruz. Obedecer la voluntad de Dios puede conducir a una nueva vida para la persona.

©  vat